Liturgia dominical sin sacerdote: el ejemplo africano